Paseando en Shinjuku (parte 1)

Llegamos a Japón un sábado por la noche, así que hasta el día siguiente iniciaríamos nuestro recorrido. Después de dormir relativamente poco la noche anterior (entre la emoción y el cambio de horario), nos levantamos temprano para dar una pequeña vuelta por el barrio dónde se encontraba el Hotel New Koyo. Fue muy raro caminar por lugares que sólo habíamos visto en películas o anime pero fue mucho más raro andar esquivando bicicletas. Sí, ya sabía que era común que la gente anduviera en bicicleta en Tokio pero nunca pensé que fueran tantos y que aparentemente no hubiera reglas de cómo circular (por dónde pasan las bicicletas y por dónde los que vamos caminando, nunca lo supe). Así que esquivar bicicletas fue algo que tuvimos que aprender y rápido.

Decidimos comenzar por Shinjuku por 3 principales razones:

  1. Queríamos visitar el Tokyo Metropolitan Government Building y subir si era posible a los dos miradores. Es un edificio muy famoso, está abierto los domingos y es gratis.
  2. Dentro del Edificio de Gobierno se encuentra una oficina de turismo (Tokyo Tourist Information Center) y necesitábamos hacer unas compras en este lugar.
  3. Había hartos museos por la zona.

Tokyo Metropolitan Government Building (Tochou)

Era temprano pero ya había mucha gente. Nos bajamos en la estación Shinjuku del Tokyo Metro pero la verdad es que no teníamos idea de hacia donde caminar para llegar al Tochou, sin embargo un “amable vagabundo” nos ayudó a llegar (a cambio de la módica cantidad de 1000 yen = 100 pesos en aquel entonces).  Después de ser fácilmente estafados, estábamos en el impresionante Tochou.

Tochou

Tochou

La contaminada pero bella ciudad de Tokio

La contaminada pero bella ciudad de Tokio

El edificio fue diseñado por el arquitecto Kenzo Tange y su principal atractivo para los turistas son los miradores. Se recomienda visitar de día el mirador de la torre sur desde donde se puede observar el distrito de Odaiba (claro, eso si no hay demasiada contaminación), y de noche el mirador de la torre norte donde se encuentra un bar.

Después de visitar ambos miradores bajamos al Tokyo Tourist Information Center. Esta es una oficina que sin lugar a dudas tienen que visitar. Ahi se encuentran un gran número de  guías impresas para turistas en varios idiomas (todos son gratis). Pero lo que nosotros estábamos buscando en este sitio era el Grutt Pass.

Grutt Pass

El Grutt Pass es un bonche de cupones de descuento para museos, galerías, zoológicos y acuarios en la ciudad de Tokio. Su costo es de 2000 yen y es válido por 2 meses a partir del momento en que lo empiezas a usar.

sellos

Cada vez que se usa el Grutt Pass, las personas de taquilla ponen un sello (solo uno por área, por ejemplo nosotros tuvimos uno de Shinjuku, uno de Ueno, etc). En total hay que juntar 10 sellos para entrar a una especie de sorteo donde te puedes ganar recuerdos de museos.

museo

Cada hoja del Grutt Pass tiene en el frente la descripción del museo (en japonés), así como sus respectivos cupones de descuento (son dos por museo). El cupón azul es para entrar gratis al museo o a las exposiciones permanenetes y el cupón verde es el de descuento (100 yen).

atrás

En la parte trasera se encuentra una descripción del museo, horarios, dirección y costo (en inglés). Además de un sencillo croquis para llegar al museo (en japones).

Y así empezó nuestro recorrido por Tokio…

Avión y Hospedaje en Japón

Cuando comencé a planear mi viaje a Japón, una de las cosas que más me preocupaba (además de conseguir boletos para el concierto de Suga Shikao) era el costo del avión y el hospedaje en Tokio.

Ya había visto que Aeromexico tenía buenos paquetes… pero todo era pura falsedad! Digo, supongo que habrá quien haya tenido buenas experiencias con esta empresa pero definitivamente no fue mi caso. Primero está lo de GRAN PLAN. Muchos sabrán que este paquete ofrece avión viaje redondo a varias partes del mundo y el precio incluye algunos extras. En el caso de vuelos a Japón el precio incluía 3 noches de hospedaje en diversos hoteles de Tokio. Recuerdo muy bien que el paquete más económico según lo que decía su revista (que se obtiene gratis en cualquier oficina de Aeromexico) costaba alrededor de 1,300 dólares (en temporada baja!) pero al momento de preguntar directamente en las oficinas o teléfonos resultaba que el precio era de 1,950 dólares. Sí, estoy conciente de que en la revista venía la leyenda de “…los precios pueden variar según…” pero aún así me parece una diferencia muy grande. Además consulté la revista un mes después y resulta que los precios eran los mismos que en el número anterior. La pregunta es: ¿Acaso alguna vez los precios publicados llegan a ser los reales?

Bueno, ya tenía organizado todo para el viaje por lo que me urgían los boletos del avión así que decidí comprar solo los boletos viaje redondo: 1,650 dólares por persona. Pero los problemas siguieron… resulta que 5 días antes del viaje, Aeromexico decidió cancelar el vuelo. No dió razones, y las únicas opciones que me ofrecían era viajar una semana después, hacer escala en E.U.  o viajar México-París-Tokio. La primera opción simplemente no podía ser porque ya tenía comprados mis boletos para conciertos, museos, etc; la segunda tampoco porque no tenía visa. La tercera era la más factible aunque fueran más de 30 horas de vuelo. Optamos por la tercera opción pero a la mera hora Aeromexico nos dijo que tampoco podíamos viajar en ese vuelo (?) así que a 4 días del viaje nos quedamos sin avión, y para colmo el dinero nos lo reembolsaban 31 días después de la cancelación!

Como último recurso pregunté en México Kanko donde muy amablemente me dieron toda la información que quería y me ofrecieron diversas opciones para ir y regresar el día que yo quisiera. La aerolínea terminó siendo Japan Airlines y ciertamente subió un poco el precio pero valió la pena. El personal es sumamente atento, las comidas están muy completas (siempre te dan antes de comer una toalla húmeda para limpiarte las manos) y tal vez lo mejor de todo es que cada persona tiene su propia pantalla de televisión (está en el respaldo del asiento de enfrente) y control remoto. La programación es muy variada, hay películas relativamente nuevas (gringas y japonesas) con subtítulos en ingles, y varias estaciones de radio con el Top 10 de Japón y cosas por el estilo.

Nuestro avión

Nuestro avión

Con respecto al hospedaje todo estuvo muy sencillo. Japón es un país muy caro pero dentro de lo que cabe hay lugares económicos, bien ubicados y limpios para hospedarse. El Hotel NEW KOYO fue nuestra primera opción ya que como bien dicen ellos, es el lugar más barato donde puedes dormir en Tokio. La reservación se hizo por internet; ellos hablan un perfecto inglés así que no hay de que preocuparse. Las regaderas, los baños y todo el lugar siempre estuvo limpio. Los cuartos son muy pequeños pero para nosotros que llegábamos únicamente a dormir estuvo bien (lo único malo es que eran como un mini hormo, y eso que era octubre!). Dependiendo de la temporada, el hotel organiza pequeñas excursiones económicas. Además rentan bicicletas, venden boletos para el tren de regreso al aeropuerto de Narita, puedes volver al hotel a la hora que quieras, hay una estación cercana del JR y una del metro de Tokio,… y en general es perfecto.

Hotel New Koyo por fuera (fachada naranja)

Hotel New Koyo por fuera (fachada naranja)

Hotel New Koyo (por dentro)

Hotel New Koyo (por dentro)

Concierto de Suga Shikao (07.Octubre.2008)

Mes y medio antes del concierto

Inicialmente había calculado ir de vacaciones a Japón en un caluroso mes de Agosto, sin embargo debido a miles y miles de trabas decidí hacer a un lado las agencias de viajes e irme por mi propia cuenta. Al principio tenía mis dudas (y muchos nervios) pero poco a poco encontré en internet todas las soluciones.

Uno de mis principales objetivos era ir a un concierto. Obviamete sabía que para septiembre Suga Shikao sacaría nuevo material por lo que no tardaría en anunciar las fechas del tour. Para mediados de Agosto las fechas ya se habían publicado y lo mejor de todo era que el tour iniciaría en Tokio a principios de Octubre. La primera fecha era el 07 de Octubre y lo más fácil era conseguir boletos una vez estando en Tokio pero dudaba que hubiera boletos el día del evento así que busqué la manera de comprar boletos por internet pero fracasé horriblemente. Como último recurso decidí preguntarle a la fan número uno de Suga Shikao: Kay (sí, tristemente yo soy la fan número dos). Cómo sea, le escribí un correo y ella amablemente me respondió que era prácticamente imposible conseguir boletos por internet pero que conocía una página donde se dedicaban a comprar material raro de artistas, boletos para conciertos, membresías para club de fans, etc, y enviaban a cualquier parte del mundo a un bajo costo.

MUKUNOKI es el nombre de la página que me recomendó Kay, y la verdad es que es muy fácil de usar. Yo lo primero que hice fue contactar al dueño de la página para preguntarle todo lo que me acongojaba. Básicamente lo que necesitas es registrarte en su página (sin ningún costo) y de preferencia tener una cuenta de PayPal para hacer el pago. Después de eso haces el pedido, él te contesta con el costo total (producto+costo del servicio+envio), haces la transferencia y en 6 días llega tu pedido. Debo aclararles que NO ES CARO; a mi me salió cada boleto en 1000 yen más.

El día del concierto

Mi boleto a Utsunomiya

Había llegado el martes 7 de Octubre. Ya llevábamos unos días en Tokio por lo que más o menos sabíamos ya cómo movernos, así que después de vagar un poco por Yanaka y Ueno (como a eso de las 4:20pm) nos dirigimos a la estación Ueno del JR. El concierto se llevaría a cabo en una ciudad llamada Utsunomiya que queda a casi dos horas de Tokio pero nosotros hábilmente tomamos el famoso Shinkansen por lo que llegamos en 40 minutos. En la estación de Utsunomiya encontramos un centro de atención turística en donde nos explicaron (después de que se botaron de la risa porque no podían creer que íbamos a un concierto de Suga Shikao) cómo llegar al Tochigi Prefecture General Culture Center. La zona era bastante bonita y tranquila (mucho mejor que Tokio) así que, como siempre, decidimos llegar caminando para poder disfrutar de la ciudad. Una vez más nos medio perdimos y mientras tratábamos de descifrar un mapa se nos acercó un chico guapo (nunca faltan) que amablemente nos ayudó a encontrar el lugar.

Llegamos a Utsunomiya!!!

Llegamos a Utsunomiya!!!

Tochigi Prefecture General Culture Center

Tochigi Prefecture General Culture Center

Una hora antes del concierto

Llegamos… pero nunca es tarde para más osos. El lugar estaba casi desierto pero había una curiosa fila donde varias personas estaban comprando los goods del concierto por lo que rápidamente me formé. Un joven de los de seguridad (y que no se que tanto gritaba con un altavoz) se nos acercó y me dijo no se que tanta cosa (al parecer yo no podía formarme). Le pregunté si hablaba inglés pero el muy bruto no sabía nada así que después de un rato le entendí que la venta de artículos era para miembros del club de fans pero que a las 6:00, hora en que se abrirían las puertas del lugar, todos los demás seres mortales podríamos comprar lo que quisiéramos.

A las 6:00 en punto llegaron todos los japoneses (sí, japoneses porque mi hermano y yo éramos los únicos extranjeros) y para mi sorpresa habían muchos jóvenes. Es algo curioso porque al ser Suga un cantante de 40 y tantos años yo tenía la idea de que habría mucha gente adulta pero bueno… no sería la única rareza del público japonés… Ya adentro me dijeron que si traía cámara era necesario dejárselas y que al terminar el concierto la recogiera ahi mismo (todo esto en japonés… y sí… lo entendí todo). Después hice una larga fila para comprar unos hermosos audífonos de 7700 yen pero… nuevamente fui invadida por miles de palabras que no entendía y la pobre chica que estaba vendiendo simplemente no sabía explicarme la situación. Después de unos minutos un miembro del staff se acercó y me explicó (en inglés) que los audífonos estaban agotados pero que podía comprarlos en la página de internet. Estaba algo decepcionada pero definitivamente no me iba a ir con las manos vacías así que compré una bolsa y un folleto.

El concierto

Este es mi boleto

El lugar era sencillo y no muy grande por lo que encontramos nuestros asientos bastante rápido. Estábamos en el 2do piso pero el escenario no estaba tan lejos y en sí todo se veía perfectamente. Después de que pasaran unos tipos con letreros que nuevamente hacían énfasis en que estaba prohibidísimo grabar o tomar fotos, las luces se apagaron. Suga Shikao apareció en el escenario vistiendo una camisa roja y pantalones negros y sín más ni más empezó a sonar Nobody Knows.

El sonido era impecable y la interpretación de Suga (y de sus músicos) era tan perfecta que parecía que uno estaba escuchando un CD.  La interacción que tiene con su público también es de lo mejor; ya había notado en algunos de los programas en los que ha salido que le encanta platicar y contar chistes, y en el concierto no faltaron… trístemente no entendí nada. Y hablando del público… debo decir que los japoneses son muy raros… Mi hermano encontró la manera perfecta de describir a los japoneses en un concierto: “metrónomos vivientes”. Así es, TODO EL TIEMPO se la viven aplaudiendo al unísono. No sé, tal vez estoy acostumbrada a que aquí en México uno grita, baila, brinca y aplaude (al terminar una canción)… pero los japonese no… todos son  muy propios. Jajaja, recuerdo que a mi lado estaba sentado un chico que al principio pensé que estaba acompañando a su hermana o novia porque estaba bastante quieto y sin emoción alguna pero como yo quería saltar y gritar de emoción comencé a aplaudir muy fuerte y a gritar cada vez que acababa una canción; así que como por arte de magia él empezó a hacer lo mismo… supongo que se sentía un poco incómodo con mi presencia pero al ver que yo echaba mi “mediodesmadre” se animó un poco y me hizo segunda. Claro que las cosas cambiaban cuando sonaban canciones más movidas (léase “Kono yubi tomare” y  “Gogo no Parade”) donde aparecía una gigante bola disco y todos comenzaban a bailar!!!

Durante el concierto todos estábamos parados pero en una parte Suga anunció que había llegado el “momento acústico” por lo que amablemente nos pidió que nos sentáramos: era el momento de escuchar “Ougon no tsuki”, “Shunkashuutou” y por primera vez (por lo menos para mi y mi hermano) la bellísima “Planetarium”.

El concierto terminó con otra hermosa balada del FUNKAHOLIC: “Uchuu”… casi dos horas habían pasado que por supuesto no sentí a pesar de que estaba terriblemete cansada porque habíamos vagado mucho ese día. Las luces se encendieron y salimos algo apurados ya que no sabíamos hasta que hora había Shinkansen. Antes de salir hacia la estación de Utsunomiya decidí comprarme de una vez por todas el FUNKAHOLIC edición especial y de paso aprovechar la promoción: “En la compra de cualquier disco llévate uno de los 5 pósters de Suga Shikao”. Obvio, escogí el 3 que era el de “Manatsu no yoru no yume”, canción que por cierto no cantó y que hizo que el concierto no fuera perfecto.

Y así terminó ese maravilloso martes… Es muy raro el cumplir un sueño y más uno de esa magnitud… digo, no cualquiera viaja al otro lado del mundo para ver a su ídolo… yo lo hice y soy sumamente feliz!!!

Pegado a la puerta

Pegado a la puerta

Mi bolsa y revista

Mi bolsa y revista

Publicidad

Publicidad

Setlist

  • Nobody Knows
  • Hop Step Dive
  • Banana no kuni no kiiroii sensou
  • Phonoscope
  • sofa
  • Shayou
  • 13 kai no Elevator
  • Call my name
  • FUNKAHOLIC
  • Yoakemae
  • Ougon no Tsuki
  • Shunkashuutou
  • Planetarium
  • Keppeki
  • 19sai
  • Story
  • Kiseki
  • Kono yubi tomare
  • Ijimete Mitai
  • Gogo no Parade

Encore

  • POP MUSIC
  • Ai ni tsuite
  • Uchuu